ORIGEN DE LOS GURRIPATOS

El Ejército del Aire se instauró en Málaga al inicio de la Guerra Civil, dado que el antiguo aeródromo civil de «El Rompedizo» se militarizará por republicanos primero y por nacionales después, no perdiendo esta condición hasta nuestros días.

Tomada Málaga por los nacionales, en plena campaña la Jefatura Aérea Militar Nacional optó por esta ciudad para la ubicación de sus técnicos especialistas militares. Las razones eran: el alejamiento del frente y las magníficas condiciones meteorológicas de nuestra capital.

La Escuela de Observadores se ubicó en la Base Aérea de Málaga inaugurándose el 9 de febrero de 1938.

El 11 de marzo de 1938, inició su primer curso la Escuela de Especialistas situándose en un local que la asociación de Empleados y Obreros Ferroviarios tenía en el número 57 de calle Cuarteles. Estas instalaciones pronto quedaron pequeñas y ante la falta de espacio la Escuela fue diseminada por todo el barrio del Perchel. Ello llevó a una absoluta integración del Ejército del Aire con los percheleros que, cada mañana, se despertaban con el ir y venir de formaciones y el sonido del desfilar de los alumnos en el acerado. Como quiera que los cursos eran intensivos para ser enviados los nuevos especialistas después al frente, apenas tenían tiempos de salida. Ello les llevaba a asomarse a las ventanas de la Escuela para, al menos, «mirotear» entre clase y clase la vida de la calle. El barrio, con la gracia del pueblo, al verlos continuamente asomados comenzó a comentar que parecían «gurripatos mirando desde el nido». «Gurripato» es la deformación popular malagueña de la palabra gurriato que significa: pollo de gorrión. Desde el año 38 en Málaga todos los quintos de aviación dejaron de ser soldados tornándose «gurripatos».

TODO COMENZO EN, febrero de 1954

 

Corría el año 1954, cuando la Patria llamó para el servicio militar en la base Aérea de Málaga a una promoción de más de 300 soldados al mando del Coronel Jefe de la Base, D. Miguel Orduña López. Durante ese tiempo se desarrolló una especial hermandad entre 17 de ellos, reuniéndose desde febrero del citado año (siendo aún soldados) y creando así la base de esta Asociación.

Se licenciaron el 28 de febrero de 1.956 y con tal ocasión y antes de dispersarse cada cual en busca de su futuro decidieron ir a comer una vez más a la venta «El Túnel», (propiedad de un veterano) un típico y sencillo restaurante a las afueras de la capital, cercano al pantano del Agujero. Allí se propusieron mantener la amistad y acordaron incrementar el grupo, invitando a todos los compañeros a reunirse en este establecimiento en una comida anual de convivencia el último sábado del mes de febrero. Desde aquel entonces hasta hoy, esta cita ha sido respetada fielmente año tras año.

En el 76 presidió el almuerzo el Coronel de la B. A. Don Julio Sancho González, que en el 54 era uno de sus capitanes, acompañado por diversos oficiales. Desde entonces nunca ha faltado la presencia del Jefe de la Base. En el 78 el Coronel Sancho les invitó a los actos de la Virgen de Loreto, Patrona del E.A.

Aquel grupo de 17 soldados, se ha convertido en una nutrida «tropa» de 400 socios formando parte de sus «filas» Jefes, Oficiales y Suboficiales del E. A. como el Excmo. Sr. General del Aire D. Eduardo González Gallarza; los Coroneles  D. Miguel Gómez de las Rosas, D. Fernando Rodríguez Villarroya, D, Manuel Crespo Castaño, D. Ángel Vargas Machuca y D. Jesús Muñoz Lobato, entre otros muchos.

Una comisión de «Gurripatos» asiste a todos los actos relevantes que organiza el Ejercito del Aire. Dándoles oportunidad con ello, al manifiesto público de los profundos motivos que les mueven: El amor a España, la fidelidad a la roja y gualda, y la lealtad y agradecimiento al Ejército.

 

                           

         SIGUE TODO TIPO DE INFORMACION SOBRE «GURRIPATOS» EN LOS APARTADOS-(OTROS ACTOS Y VISITAS) Y (SOCIOS)

 

 

.

 

 

 

 

 

,

 

Ir arriba