Cofradía de la Misericordia

Real y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de La Misericordia, Santísimo Cristo de Ánimas, Nuestra Señora del Gran Poder y San Juan de Dios.


Aunque existió una Hermandad con la advocación de la Misericordia creada en el año 1791 con sede en la Iglesia de San Pedro destinada a socorrer a los enfermos pobres del Barrio del Perchel, la historia de la Hermandad pasionista de la Misericordia no fue fundada hasta el año 1864. El 10 de abril de dicho año, según Llordén- Souvirón, "se celebró en la sacristía de la iglesia parroquial de San Pedro y Nuestra Señora del Carmen una reunión preparatoria para la creación de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, quedando canónicamente erigida la nueva entidad cofradiera el día 17 de dicho mes, una vez aprobada por el Obispado sus constituciones."

A partir de la Revolución de 1868 y la proclamación de la I República en 1873, la Cofradía de la Misericordia decayó en sus cultos, realizando su desfile procesional de forma muy esporádica hasta el año 1896, desapareciendo a partir de esta fecha hasta el año 1918 en el que un grupo de antiguos cofrades y católicos del barrio del Perchel, al frente de los cuales se encontraba D. Francisco Cabrera Anaya, su primer Hermano Mayor a partir de entonces, volvieron a dar nuevos bríos a la Hermandad de la Misericordia. Documentos impresos y periódicos de la época fijan su reorganización el 4 de marzo de ese año.

En la Semana Santa de 1918 se realizó la primera salida procesional en ese siglo, siguiendo al trono del Nazareno de la Misericordia la comitiva procesional de la Virgen de los Dolores, que no era la Titular de la referida Hermandad sino de la modesta "Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de los Dolores", con sede canónica también en la iglesia parroquial del Carmen (distinta totalmente a la actual Congregación de Mena). El hecho de salir en procesión inmediatamente detrás del Cristo de la Misericordia, con el mismo recorrido, empezó a crear una tradición procesionista que tuvo más tarde como consecuencia la desaparición de la denominada "Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de los Dolores", al mismo tiempo que se unía la dicha advocación mariana a la popular Hermandad perchelera de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia; primeramente con el título de "Nuestra Señora de los Dolores" y a partir del año 1926 con el actual de "Nuestra Señora del Gran Poder".



Con la quema de conventos e Iglesias producidos en el año 1931 por el Frente Popular, la Hermandad ve arder gran parte de su patrimonio artístico, y lo que es más lamentable, la bella imagen de su Titular, el Nazareno cariñosamente denominado como "El Chiquito" obra atribuida al taller de Pedro de Mena y Medrano (1628-1688) que queda reducido a cenizas, salvándose sólo el brazo derecho. En 1940, el escultor granadino José Navas Parejo (1883-1954) comenzó a realizar una copia de la imagen anterior a la que le unió, por especial interés de los hermanos, la extremidad salvada de la quema. La Virgen del Gran Poder, de autor anónimo del siglo XVIII pudo ser salvaguardada tanto en el 31, como posteriormente en el 36 gracias al Cofrade D. José Olmo que con gran heroicidad y pese al peligro que corría su vida la ocultó en su casa.

En el año 1940, una vez reorganizada la Hermandad Perchelera, inició su procesión de penitencia, haciéndolo con dos tronos. En el primero se procesionaba una artística imagen de Nazareno, propiedad de las monjas del Convento de la Encarnación, prestado por dicha comunidad religiosa tan sólo para el culto de procesión (lo que tuvo lugar durante la Semana Santa de 1940-1941-1942 y 1943.) Y tras él, Nuestra Señora del Gran Poder.

En 1944 es bendecida la imagen de Jesús de la Misericordia del escultor José Navas Parejo y finalmente en la Semana Santa del citado año es llevado a hombros por las calles de Málaga.

Indiscutiblemente, la Hermandad de la Misericordia ha ido progresivamente aumentando su patrimonio artístico hasta el punto de que en la actualidad es una de las Cofradías malagueñas con una posición más estable y digna, gracias al continuo trabajo que los hermanos han desarrollado, con continuidad digna de elogios, desde los años posteriores a la posguerra hasta nuestros días, no descuidando al mismo tiempo el culto interno de sus Sagrados Titulares, así como la labor social en torno al modesto barrio del Perchel, en el que "El Chiquito" goza de una popular devoción.

Fuentes:
Semana Santa en Málaga (tomo I I), por Salvador Clavijo García. Editorial Arguval. Málaga, 1987.
Jueves Santo (Rumbo a Málaga), por Antonio Roche, Ángel Escalera y Antonio Montilla. Edita Prensa Malagueña, S. A. Málaga, 2006.

El Ejército del Aire en la Semana Santa Malagueña

Por Eduardo Rodríguez Rodríguez, Teniente (E. E. O. T. S.) publicado en la pág. 95 de la revista de Aeronáutica y Astronáutica, de enero- febrero de 1991.


La religiosidad del Ejército del Aire, no se reduce a celebrar la festividad de nuestra Patrona, la Virgen de Loreto, el 10 de diciembre; cada Unidad del mismo, está en general vinculado a la devoción de la localidad en donde está ubicada la relación con las Cofradías y Hermandades de Penitencia, esas queridas y a veces no bien comprendidas asociaciones religiosas de culto a cristo en los diferentes momentos de su Pasión Redentora y a la virgen nuestra madre, en las amarguras que padeció en esas horas cruciales para el género humano.

Una muestra de lo expuesto, es la unión de nuestro Ejército con la malagueña y perchelera, Real Ilustre y Venerable Hermandad de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia, Stmo. Cristo de Ánima, Ntra. Sra. Del Gran Poder y San Juan de Dios, cuyos titulares en la tarde y noche del jueves Santo, desde la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. Del carmen, son acompañados por jóvenes soldados con uniforme gris, por las calles y plazas de esta bonita ciudad mediterránea, capital de la Costa del Sol, la sin par Málaga "la bella".

En esa madrugada de ensueño en que vive esta tierra mía sus tradiciones más queridas, se confunden los vítores al "chiquito" (apelativo cariñoso y familiar del Cristo de la Misericordia), y a la Madre del Gran Poder, con los que van dirigidos a la Tropa de Aviación ( "los gurripatos", para los malagueños), que a los sones de trompetas y tambores, abren el cortejo penitencial de esta popular Hermandad, cuyos tronos son escoltados por gastadores y en su presidencia figura el Coronel Jefe del Sector Aéreo, acompañado de una nutrida representación de Oficiales y Suboficiales.

En la expresada Iglesia, digamos a los pies de esas veneradas imágenes malacitanas, reposan los restos de un famoso aviador, el Comandante Joaquín García morato, héroe de nuestro joven y glorioso Ejército.

En el barrio y dentro del ámbito parroquial, se encontraba erigida la Escuela de Especialistas durante los años en que en Málaga estuvo, y en calle salitre, los hoy Oficiales Especialistas (ya en la Reserva), aprendieron y practicaron la instrucción, estando seguro que algunos irían en sus horas de asueto, a los pies de la representación de Cristo y la Virgen a contarles sus cuitas juveniles.


¿Cuantas madres, novias, hermanas o simplemente amigas, le habrán pedido a Jesús y maría por sus seres queridos, voluntarios o no, encuadrados en el Ejército del Aire?

La paz del sereno rostro de ese Nazareno de sencilla túnica blanca y la belleza malagueña de la Señora y Madre, hacen salir del corazón de los que a Ellos llegan, la oración con súplica y la esperanza de conseguir lo que se solicita.

En Víspera de la Semana Mayor, que ya se huele en el ambiente ( como decimos los cofrades), y en los acuartelamientos se oyen los sones de los diferentes instrumentos musicales, afinándolos para que todo sea armonioso cuando se acompañe en la procesión a los titulares amados, he querido publicar estas modestas líneas, como homenaje a tantos españoles que han trabajado y trabajan, para conseguir una eficaz colaboración desinteresada, entre las Cofradías y las Fuerzas Armadas, cuyo fruto es patente en Málaga y particularmente en esta Hermandad perchelera.

Las vinculaciones históricas entre el Ejército del Aire Español y la Cofradía de la Misericordia de Málaga.

Por Rafael Terol de Castro, Hermano Mayor de la Cofradía de la Misericordia.
Publicado en la página web de esa cofradía.



Desde tiempo inmemorial, las vinculaciones existentes entre los diversos cuerpos y armas de las Fuerzas Armadas Españolas con las corporaciones nazarenas de culto y procesión han sido permanentes en el tiempo, profundas en su contenido y basadas en una mutua colaboración y asistencia. Existe documentación histórica más que suficiente como para poder demostrar dicha relación, sobre todo en ciudades como Málaga, en las que estas vinculaciones -que se establecieron a partir del siglo XV- están profundamente arraigadas.

En el caso de la Real, Ilustre y Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, Santísimo Cristo de Ánimas, y Nuestra Señora del Gran Poder y San Juan de Dios, fundada en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen del barrio del Perchel el 10 de Abril de 1864, contó desde muy al principio con la presencia de cuerpos militares. Está constatada documentalmente por la prensa de la época la participación de tropas de la milicia nacional y de la armada, así como de tropas regulares de infantería, en las procesiones realizadas entre los años 1864-68, y 1886, 1887 y 1894.

Ésta presencia militar en las estaciones penitenciales de la Misericordia, no continuarían hasta bien entrado el siglo XX, cuando bajo las favorables circunstancias políticas y económicas del momento, hicieron renacer con fuerza el procesionismo externo de hermandades y cofradías. A partir del año 1918, la Misericordia volvió a salir -como había sido tradicional- todos los Jueves Santos por las calles de la ciudad. Y lo haría siguiendo los mismos criterios establecidos el siglo anterior. Muy pronto, volvió a contar con la presencia de fuerzas militares.

Los brutales asaltos a las iglesias y destrucciones patrimoniales acontecidos en 1931 y 1936, provocaron un necesario paréntesis. Se decidió esperar mejores tiempos, y se aprovechó el tiempo en un denodado esfuerzo por reponer todo lo perdido, que en el caso de la Misericordia, fue una pérdida casi total. Solo se salvó la imagen de la Virgen, y poco más.

A pesar de todo, y una vez acabada la Guerra Civil, el empeño de los hermanos hizo posible que -aunque en precarias condiciones- la Misericordia volviera a salir en procesión el Jueves Santo del año 1940. Pero no adelantemos acontecimientos, porque precisamente en éstos duros años, se van a cimentar los actuales estrechísimos lazos que unen a la cofradía con el Ejército del Aire Español.

Una vez vuelta la ciudad de Málaga al seno de la España Nacional a partir del 7 de Febrero de 1937, la cofradía -como se dijo antes- inició los trabajos de reconstrucción. Hubo que partir prácticamente de cero. Se colaboró en la restauración de la Parroquia del Carmen, sede canónica de la hermandad, para poder restablecer los cultos. Se eligieron nuevos cargos directivos, y se renovaron las estructuras organizativa y económica. Pero había una guerra en curso, y escaseaba de todo. Si ya era problemático encontrar alimento, podemos imaginarnos los esfuerzos necesarios para poder organizar toda la infraestructura de culto y organización necesaria.

Todas las cofradías, se lanzaron a la búsqueda de apoyos económicos e institucionales, que les garantizaran -al menos- un cierto grado de operatividad. En ésta búsqueda de ayuda, la Misericordia llegó a la conclusión de que podría ser bueno iniciar un cierto acercamiento a algunas de las personas e instituciones malagueñas del período. Entre éstos, se encontraban el piloto de caza y As de la Aviación Nacional D. Joaquín García-Morato y Castaños, y la institución a la que éste pertenecía, el Ejército del Aire.
Como es sabido, el Comandante García-Morato -aunque nacido en Melilla- estaba especialmente vinculado a Málaga, por hallarse casado con una de las hijas del famoso ginecólogo malagueño D. José Gálvez Ginachero, al tiempo que era cuñado de otro aviador no menos famoso: Carlos Haya, casado -a su vez- con otra de las hijas del conocido médico.

La Junta de Gobierno de la cofradía, con fecha de 19 de Junio de 1938, decidió el nombramiento como "Hermanos Mayores Honorarios" del famoso piloto y del Ejército del Aire. Con fecha 30 de Septiembre de aquel mismo año, se dio lectura en Junta de Gobierno, de las cartas de aceptación de ambos para los cargos honoríficos propuestos. García-Morato contestó personalmente, y aceptó en nombre de la Aviación el Excmo. Sr. General del Ejército del Aire D. Eduardo González Gallarza en calidad de Ministro de dicho Ejército. Además, el 7 de Enero del año 1940, fue propuesto y aceptado, el nombramiento como "Camarera de Honor" de la señora esposa del General Yagüe.

Como consecuencia en parte de estos nombramientos, a partir de la Semana Santa de 1940 se inició la participación de las fuerzas del Ejército del Aire en el desfile procesional de la cofradía de la Misericordia. Y dicha participación -salvo escasos años- se ha venido manteniendo hasta nuestros días. Se exponen algunos casos en los que se hace evidente que la vinculación entre ambas instituciones era estrecha:

El 16 de Marzo de 1942, según acta de la Junta de Gobierno, se le propuso al señor Obispo de Málaga el nombramiento como "Hermano Mayor Honorario" del Comandante de Aviación D. Joaquín Martínez Vara de Rey, así como también nombrar a sus dos hijas "Camareras" de la Santísima Virgen del Gran Poder. Una Comisión de la Misericordia visitó al Comandante - que les dispensó una cálida acogida- y le entregó el nombramiento, y consiguió su promesa de suministrar para el desfile procesional una Escuadra de Gastadores, escolta para los Trono, Música y un piquete de honores, por lo que se acuerda expresarle de oficio el agradecimiento de la cofradía.



El 2 de Abril de 1944 participó la Escuadra de Gastadores de la Escuela de Especialistas del Ejército del Aire de Málaga, dando escolta a la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia en el altar mayor en la Solemne Función de Bendición de la imagen celebrada en la parroquia del Carmen.

El 1 de Agosto de 1948, se propuso y se aceptó en Junta de Gobierno el nombramiento como "Camarera de la Virgen" a Doña Concepción Olivares de Pardo (esposa del Coronel Jefe de la Base Aérea de Málaga D. Joaquín Pardo García).
El 31 de Octubre de 1957, en Junta de Gobierno fue aprobado el nombramiento como "Hermano Mayor Honorario" el Presidente -en aquel momento- del Consejo de Administración de IBERIA Líneas Aéreas de España.

Asimismo, el 23 de Febrero de 1961 fue aprobado también como "Hermano Mayor Honorario" D. Jesús Urdiales Martínez, Director del Aeropuerto Nacional "García Morato" de Málaga. Su esposa, fue también distinguida con el nombramiento de "Camarera de Honor" de la Santísima Virgen del Gran Poder.
El 15 de Mayo de 1965, se le entregó en la Capilla de nuestros Sagrados Titulares al Jefe del Sector Aéreo de Málaga Excmo. Sr. D. Carlos Bayo Alessandri el título de "Hermano Mayor Honorario" y tuvo lugar la imposición solemne de los Escapularios de la hermandad a él y a su esposa.

Según el acta de la Junta de Gobierno celebrada el 17 de Septiembre de 1971, se acuerda nombrar "Camarera de Honor" de la Virgen a la Excma. Sra. Dña. María del Carmen Gálvez Moll, Marquesa del Jarama y viuda del Comandante García-Morato, en agradecimiento a la donación (para que la Santísima Virgen la luciera en su pecho) de la Cruz Laureada de San Fernando concedida a su marido. Éste nombramiento, a su vez, fue consecuencia de los acontecimientos producidos poco antes en ese mismo año. Cuando se cumplió el plazo de inhumación del Comandante García-Morato en su sepulcro de San Miguel, surgió la idea de trasladar sus restos a la Capilla de la Misericordia, sede canónica de la hermandad que tanto tiempo llevaba vinculada al propio piloto y al Ejército del Aire.

Tal decisión, a la que su viuda y familia se unió con entusiasmo, se llevó a cabo el 3 de Abril de 1971, con la exhumación del aviador y la instalación de su Capilla Ardiente en los salones del Excmo. Ayuntamiento de Málaga. Al día siguiente -el 4 de Abril- y en solemne procesión, los restos fueron llevados a la Parroquia del Carmen y colocados en el panteón que a tal efecto, se había preparado en la Capilla. El 4 de Septiembre de ése mismo año, la viuda de García-Morato en persona, le imponía en su camarín a la Imagen de Nuestra Señora del Gran Poder, la Cruz Laureada de su marido.

Las gestiones necesarias para culminar el entierro de García-Morato en nuestra capilla, llevó al contacto personal entre la hermandad y el Ministro del Ejército del Aire en aquel momento Excmo. Sr. D. Julio Salvador Díaz-Benjumea. Poco después de haberse realizado los actos, el 1 de Mayo de 1971, le fue entregado al ilustre militar el nombramiento de "Hermano Mayor Honorario". A éste nombramiento, y dada su participación personal en el desfile procesional del año siguiente, la Junta de Gobierno de la Hermandad decidió entregarle además, el nombramiento de "Mayordomo de Honor del Trono de la Santísima Virgen del Gran Poder", a la cual acompañó vestido con túnica de mayordomo y descalzo durante todo el recorrido procesional. Con fecha 27 de Abril de 1972, la cofradía recibió de éste célebre militar, su fajín de Teniente General que le ofrecía como regalo a nuestra Santísima Titular, y que desde entonces, luce la Virgen en las procesiones del Jueves Santo.

El 17 de Octubre de 1972, fueron nombrados "Hermanos Mayores Honorarios" el Coronel Jefe del Sector Aéreo de Málaga D. Alfredo Suárez Ochoa, y el Tte. Coronel Jefe de la Base Aérea de Málaga D. Julio Sancho González. Del mismo modo, fueron nombradas también "Camareras de Honor" de la Virgen las señoras Dña. Carmen Cordón de Suárez (esposa del Coronel Jefe del Sector Aéreo de Málaga), y de Dña. María del Carmen Montes de Sancho (esposa del Tte. Coronel Jefe de la Base Aérea de Málaga).

Un importante acontecimiento para la cofradía tuvo lugar el 19 de Noviembre de 1987, fecha en la que la Casa Real Española aceptó el nombramiento de "Hermano Mayor Honorario" que la cofradía le ofreció a SAR. El Príncipe de Asturias D. Felipe de Borbón y Grecia. Cargo que viene ostentando en la actualidad.

Por otra parte, también la Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia, Stmo. Cristo de Ánimas y Nuestra Señora del Gran Poder y San Juan de Dios se ha visto históricamente recompensada con diversas distinciones por parte de nuestro Ejército del Aire, como la concesión en 1967 y 1971 a los entonces Hermanos Mayores de la Cofradía D. Sebastián Peláez Ripoll y D. José Tirado Romero, de sendas Medallas al Mérito Aeronáutico respectivamente. Así como la entrega en 1987, del Escudo de Oro del Ejército del Aire a nuestra Sagrada Titular, y la concesión del Escudo de Oro de la ya citada "Asociación de Gurripatos".

Más recientemente, en el año 2003, la Cofradía de la Misericordia ha tenido el honor de ser distinguida por el Ejército del Aire, con la concesión a ella, de la Medalla del Ejército del Aire con distintivo blanco. Una condecoración que desde el año 2004 es procesionada por las calles de Málaga cada Jueves Santo, en la pechera de Nuestra Señora del Gran Poder (Sagrada Titular de ésta cofradía).
En la Semana Santa de este año 2006, el desfile procesional de la Misericordia, ha contado con la presencia de miembros del Cuartel General del Ejército del Aire de Madrid, acompañados de una Escuadra de Gastadores y Banda de Música del Cuartel General.



A tenor de lo expuesto, es fácil deducir la importancia que para ambas instituciones (Cofradía y Ejército del Aire) tiene nuestra actual vinculación, tan antigua ya en la historia, y tan intensa en la actualidad. Se puede decir sin temor a equivocarnos, que las relaciones entre los miembros del Ejército del Aire destinados en la ciudad de Málaga y la cofradía en el ámbito institucional, han sido constantes e inmejorables.

Pero además, con la creación en Málaga de la "Asociación de Gurripatos" (denominación popular para los soldados que sirvieron en las filas de Aviación), dichas relaciones no han hecho más que intensificarse, contando la participación de ésta asociación y del Ejército del Aire en toda clase de actos y cultos de la cofradía. Y a su vez, de la cofradía, en toda de actos organizados en la Base Aérea de Málaga o del Ejército del Aire.

Ésta presencia constante y masiva de todo el "entorno" aeronáutico y militar en los actos de nuestra cofradía, así como la presencia de "símbolos" aeronáuticos en nuestro desfile procesional, es consecuencia de toda una trayectoria histórica reciente, que además, es perfectamente conocida y apoyada por el pueblo malagueño, que identifica a nuestra hermandad con las tropas de aviación sin el más mínimo problema. Y no sólo en círculos cofrades, sino que tal dualidad es extensible a la generalidad del pueblo malagueño.

Por lo tanto, la presencia en el desfile procesional de la Misericordia de Jefes, Oficiales, suboficiales y tropas del Ejército del Aire, no sólo es recomendable mantenerla, sino incluso impulsarlas en la medida de lo que sea posible. Es coherente con nuestro pasado histórico. Es identificado como una de las estéticas más conocidas y entrañables de nuestra Semana Santa. Y es, sobre todo, importante para nosotros y para todos los que han tenido el honor de hacer el Servicio Militar en Aviación, y haber podido desfilar -acompañándolo y rindiéndole honores- a su Cristo de la Misericordia.

Por todo ello, que el Ejército del Aire acompañe a nuestros Sagrados Titulares en su discurrir por las calles malagueñas el Jueves Santo, a buen seguro que completa todo el complejo mundo de circunstancias históricas, contenidos simbólicos, emociones personales y vínculos institucionales que hemos heredado de nuestra historia reciente, y que debemos -entre todos- de conservar.

Málaga, Diciembre 2006.
Fdo. El Hermano Mayor
D. Rafael Terol de Castro.

Datos curiosos de la Cofradía.



La Cruz Laureada de San Fernando que luce la Santísima Virgen en su pecho, fue la concedida al Comandante Don Joaquín García-Morato y Castaño, entregada en 1.971 a la Cofradía por Doña María del Carmen Gálvez Moll, Condesa del Jarama y viuda del famoso aviador, cuyos restos mortales descansan en un panteón de la Capilla de la Misericordia.

Igualmente, la Virgen luce la Cruz al Mérito Aeronáutico con Distintivo Blanco concedida recientemente a ésta Cofradía por el Ejército del Aire Español.

El Fajín de Tte. General del Ejército del Aire que luce en la cintura la Santísima Virgen del Gran Poder, le fue donado el 26 de Abril de 1972 por el entonces Ministro del Aire Excmo. Sr. D. Julio Salvador y Díaz-Benjumea.

La Semana Santa y la aviación.

Por José Parejo Linares. Gurripato de la 19ª Promoción Escuela Especialistas.

La Semana Santa es la festividad destinada a recordar la pasión y muerte de Jesucristo. En España esta celebración, mediante la salida de Procesiones, tiene una profunda raíz histórica y unas manifestaciones muy peculiares de orden social y artístico, son numerosas las que van acompañadas por representaciones de las Fuerza Armadas o de Seguridad; algunas de gran arraigo popular como la Legión en la mayoría de las ciudades andaluzas.

La Aviación también suele acompañar estas procesiones en aquellas ciudades donde existen Unidades Aéreas, con bandas de música y autoridades del Ejército del Aire. Probablemente las más conocidas, por pertenecer a ciudades donde más ha arraigado esta tradición, son: la de la Misericordia, que tiene como Hermano Mayor Honorario al Ejército del Aire, desfila el Jueves Santo en Málaga acompañada por la banda de cornetas y tambores de Aviación y cuando la Escuela de Especialistas se encontraba en Málaga, sus alumnos (los gurripatos) cubrían la carrera y desfilaban detrás de la procesión durante las ocho horas que dura su recorrido por las estrechas calles malagueñas; la otra, también muy conocida, es la de Nuestra Señora de Loreto, con iconografía de Dolorosa y que lleva una maqueta de oro del "Plus Ultra" pendiente de su muñeca izquierda, desfila el Viernes Santo en Sevilla, acompañada de una amplia representación de todos los estamentos aeronáuticos, militares y civiles.

Además de las numerosas procesiones acompañadas por representaciones del mundo de la aviación, hay otra relación, menos conocida, entre la Semana Santa de Málaga, en concreto, y la Aviación: se trata de la construcción de la mesa y varales del trono de Nuestra Señora de la Esperanza, que desfila el Jueves Santo, hechos con el duraluminio fundido de los restos de un avión accidentado.

Pero... ¿A que avión pertenecían estos restos?. Hay hasta tres versiones distintas que asignan los restos a un DC-1, DC-2 o Ju-52. Veamos lo que opinan los autores de las distintas versiones, empezando por algunos de los defensores del DC-1.

Jaime Velarde Silió, ha publicado recientemente, 1995, un documentadísimo libro titulado "Aviones españoles desde 1910", al referirse al DC-1, el único ejemplar que ha existido en el mundo, dice: "Matriculado como EC-AAE vuela en la compañía Tráfico Aéreo Español (TAE). Poco tiempo presta en ella servicio, pues un día de Diciembre de 1940 (1) sufre una parada de motor despegando de Málaga. Su piloto, Rodolfo Bay; consigue evitar daños graves tomando tierra por derecho con el tren plegado, pero el único ejemplar del DC-1, pionero del transporte aéreo moderno, queda averiado sin posible reparación. Sin embargo, no todo en él se ha acabado. Parte de los fuertes y ligeros largueros del avión, son empleados para construir las andas del paso de Nuestra Señora de la Esperanza, que hoy todavía sacan en procesión sus cofrades durante la Semana Santa malagueña".

Loli Potreros, del Centro de Documentación de la Dirección de Operaciones, en un numero de IBERAVION de 1985 dice: "El DC-1 una vez desguazado, parte de su fuselaje se encuentra en la base móvil de un paso procesional en Málaga".

El DC-2 también tiene bastantes defensores, entre ellos el durante mucho tiempo Director Gerente de Iberia, César Gómez Lucía, que publica en 1964 su famosísima obra "Diagonal Histórica del Trafico Aéreo Español" en cuya página 83 incluye una foto de Semana Santa con el pie siguiente: "Trono de Nuestra Señora de la Esperanza construido con materiales de un DC-2 de TAE retirado de servicio".

Salvador Rello, en 1969 publicó "La Aviación en la Guerra de España" en su página 45, al referirse a los DC-2 de LAPE dice: "El trono de la venerada imagen sevillana de Nuestra Señora de la Esperanza fue construido con materiales de uno de estos aparatos retirados de servicio". En el nº 45 de EMPUJE, Diciembre-93, en el artículo "Los primeros Douglas" hacía referencia a esta versión de S. Rello.

La revista mejicana "Aviación Internacional" publica en 1985 un documentadísimo artículo titulado "Un DC-2 se pasea por Málaga", después de un detallado y, creemos, exacto relato, termina diciendo: "Es así como un DC-2 construido en Santa Mónica, suburbio de Los ángeles en California cuántas evocaciones españolas en estos nombres), año con año sale a las calles de Málaga la noche del Jueves Santo. No habría podido encontrarse un mejor destino para ese avión que servir de base para llevar procesionalmente a la Santísima Virgen, Madre del Redentor, bajo la más hermosa de sus advocaciones: de la Esperanza".

Por último la tercera versión, la narrada por Luís Utrilla Navarro en su "Historia del Aeropuerto de Málaga" y Carlos Pérez San Emeterio en la "Revista de Aeronáutica", defienden y documentan la procedencia de este material de los restos de un Junkers Ju-52 accidentado cuando realizaba la línea Tetuán-Melilla.

Nuestro inolvidable compañero Joaquín Bey (q.e.p.d.) publicó en EMPUJE nº 38, en su habitual sección "Recuerdos de Ayer", el artículo "El pájaro y la Virgen" en el que hace referencia también al Ju-52.

Hemos visitado, en Málaga, la Casa-Hermandad de la "Real Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza", este es su nombre completo, pero es conocida popularmente como la Esperanza. Allí nos ha proporcionado toda la documentación su Archivero y hemos mantenido una larga conversación con el Capataz del Trono de la Virgen, José Luís Martos Alba, que nos ha mostrado el trono de la Virgen y hemos podido ver en uno de los varales, una inscripción en la que se hace constar que los materiales empleados para su construcción han sido donados por la Compañía Iberia y proceden de los restos de un Ju-52 .

En Julio de 1937, llegaron a España dos Ju-52 procedentes de Lufthansa, uno de ellos con matricula D-AXUT y bautizado con el nombre de "Richthofen" en honor al famoso Barón Rojo, héroe de la Primera Guerra Mundial. Con ambos aviones y tripulaciones alemanas inició la nueva Iberia, el 16 de Agosto de 1937, sus primeras rutas en zona nacional. Poco después se le cambió la matrícula alemana por la española M-CABE y al finalizar la Guerra Civil se le adjudicó la nueva matricula EC-AAG y bautizó con el nombre de "Tajo".

El 27 de agosto de 1944 el Ju-52 EC-AAG "Tajo" se dirigía de Tetuán a Melilla con una tripulación formada por el Piloto Ricardo Garrido, Mecánico Juan Aregay y Radio César Ibeas. Cuando se disponía a aterrizar en Melilla, donde las condiciones meteorológicas eran pésimas, fuerte viento racheado y visibilidad muy reducida, rozaron con el tren de aterrizaje en un montículo, aterrizando poco después en un pequeño valle.

Una vez en tierra, tripulación y pasajeros comprueban atónitos que en una de las lomas cercanas, se han dejado el tren de aterrizaje. El avión se encuentra detenido en los montes del cabo de Tres Forcas habiéndose salvado todos los ocupantes.
El avión, inutilizado para el vuelo, se deja almacenado en el cercano campamento militar de Taurit, sin que de momento ningún organismo tenga interés en recuperar la chatarra, una vez caníbal izadas las piezas e instrumentos recuperables.

En 1946, la junta directiva de "la Esperanza", trataba de resolver el problema causado por las frecuentes roturas de los varales y las patas que soportaban el peso, más de 8000 kilos, del trono de "la Esperanza", el extraordinario peso de esta monumental obra barroca constituye un serio problema y es necesario encontrar cuanto antes una solución que rebaje este peso. En las procesiones había que llevar patas y varales de repuesto para hacer sustituciones sobre la marcha

Sin duda la mejor alternativa consiste en la sustitución de la mesa de madera y los varales de madera y flejes de hierro por un material mucho más liviano, como el duraluminio, con el que además de solucionar el problema del peso se aumentaría la resistencia y se evitaría las continuas roturas de patas cada vez que salían de procesión, hasta el punto de tener que llevar patas y varales de repuesto para hacer sustituciones sobre la marcha.

La junta directiva decide la construcción de una nueva mesa y varales de aluminio pero era imposible conseguirlo en el mercado nacional y menos aún importarlo dado su valor estratégico. El hermano mayor, Matías Abela, encarga del tema a Vicente Caffárena Aceña, teniente hermano mayor de la Archicofradía, quien además era ingeniero de caminos y director del puerto de Málaga, éste tenía noticias de la existencia de los restos del Junkers accidentado en Melilla y se pone en contacto con el Director Gerente de Iberia, César Gómez Lucía, que además era su tío y le solicita los restos del Ju-52.

Don César aceptó encantado, lo cual resulta increíble, teniendo en cuenta su invencible tacañería aún recordada por los veteranos de Iberia, quizás fuera por la relación de parentesco con Caffarena o por la originalidad de la petición, lo cierto es que accedió a la petición.
Sin embargo los trámites que deben realizarse son algo más complicados que la simple autorización de Iberia, debido tanto al tipo de material, como a la situación de escasez del mismo en la industria militar.

Sin embargo los trámites que deben realizarse son algo más complicados que la simple autorización de Iberia, debido tanto al tipo de material, como a la situación de escasez del mismo en la industria militar.

Es necesario contar además, con la autorización del Comisario Español, ya que el avión se encuentra en "zona marroquí" del protectorado, solicitar la exención de impuestos de importación de la Administración de Aduanas, y las autorizaciones del Ejército del Aire y del Ministerio de Industria, por ser "material estratégico".

Superadas las dificultades administrativas, el 9 de julio de 1946, Gómez de Lucía, envía una carta a la División de Material de Iberia en Melilla para que se den los restos del avión EC-AAG de baja como material en vuelo y se facilite su traslado al puerto de Melilla.

En diciembre se informa a la cofradía de la conveniencia de trasladar el avión, como si de material militar se tratase, para poder conseguir la exención fiscal solicitada.

El 28 de enero de 1947 el hermano mayor de la cofradía, solicita oficialmente al Ministerio del Aire la cesión de los restos del avión. En Febrero, el Ministerio del Aire, en su expediente nº 710, concede la donación del avión a la cofradía como "chatarra no férrica", previamente había sido cedido por la compañía Iberia al Ministerio del Aire.

El 27 de Febrero se inicia el traslado del Junkers al puerto de Melilla, para lo cual se desmontan las alas, encontrando a pesar de todo muchas dificultades para su embarque, en el buque correo "Antonio Lázaro", dada la longitud de estas. El coste del traslado al puerto es de 2.000 pesetas y de 6.000 pesetas el traslado a Málaga, donde llegaron al día siguiente.

Una vez está el avión en Málaga, el problema que se presenta es dónde y quién va a fundir los restos para conseguir el aluminio deseado.

En la Semana Santa de 1.948 visita Málaga para presenciar sus desfiles el empresario vasco Eduardo K. Earle, a quien Caffárena le expone el proyecto de construcción de una nueva mesa de duraluminio para el trono de "la Esperanza" y los problemas que tienen para encontrar una empresa que pueda realizar el trabajo. Earle le ofrece inmediatamente su fábrica de San Sebastián para la realización de la obra, y pide que se le entregue un proyecto antes de su partida.

El Domingo de Resurrección se entregó el proyecto a Earle, lo presentó a su empresa que aceptó el compromiso pocos días después.

El 2 de Octubre se enviaron a Bilbao, en el vapor "Cabo Huertas", los 2.300 kgs. de duraluminio que fueron fundidos y convertidos en perfiles en la fundición de Lejona. Estos perfiles son enviados a la "Hispano Aviación de Sevilla" que también ha aceptado colaborar con la cofradía, pero debido a las restricciones eléctricas que sufre la industria no pueden terminar la mesa hasta finales de 1949.

El Jueves Santo de 1.950, es procesionado el trono de la Esperanza, por primera vez sobre su nueva mesa, construida con los restos del Junkers EC-AAG. Su peso ha sido rebajado en 3.000 kilos, los 5.000 kilos actuales son transportados por 253 hombres distribuidos entre 8 varales de 14 metros de largo. Sobre el varal derecho se ha fijado una placa que dice: "Este trono de la Virgen de la Esperanza descansa sobre una estructura de duraluminio, procedente del avión Junkers Ju-52, matrícula EC-AAG "Tajo" donado a la Real Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza por IBERIA, Líneas Aéreas de España. En el XL Aniversario, con nuestro agradecimiento".

La confusión creada con los restos del DC-1, quizás por que se accidentó en Málaga, fue interesadamente aireada por la casa Douglas, la cual realizó numerosas gestiones con la Cofradía de la Esperanza con el fin de recuperar los restos de su único DC-1.

El 26 de Mayo de 1.955 la casa Douglas se dirige a la Cofradía, con el ofrecimiento de construir a sus expensas un nuevo trono para la Esperanza y otro para el Cristo, a cambio de poder llevarse el existente, a su museo aeronáutico, la cofradía denegó la petición.
Todavía es fácil encontrar en numerosos libros y revistas, las tres versiones, la verdadera del Ju- 52 y las dos apócrifas del DC-1 y DC-2.


(1) Nota del autor: El accidente del DC-1 ocurrió en Málaga el día 4 de octubre de 1940.


BIBLIOGRAFíA:
AA. VV. Revista "Empuje"
áLVAREZ GARCíA, C.I. : "El Paso y la Esperanza 1939-1986". Ed. Archicofradía. Málaga, 1988.
GóMEZ LUCíA, C. : "Diagonal Histórica del Trafico Aéreo Español". Madrid, 1964.
MRR, "Un DC-2 se pasea por Málaga". Revista de Aviación Internacional. Méjico 1985.
PéREZ SAN EMETERIO, C. : "Un Junker para la Esperanza". Revista Aeronáutica, Marzo 1991.
POTREROS, L. : Revista "Iberavión". Madrid, 1985.
RELLO, S. : "La Aviación en la Guerra de España". Madrid, 1969.
UTRILLA NAVARRO, L. "Historia del Aeropuerto de Málaga". Málaga, 1994.
VELARDE SILIó, J. : "Aviones españoles desde 1910". Madrid, 1995.
VINIEGRA VELASCO, J. : "Aquella Iberia que hemos vivido". Madrid, 1996.